Alcohol de marihuana para dolores musculares y articulares

El alcohol de marihuana sigue siendo a día de hoy ampliamente usado como un remedio eficaz contra todo tipo de dolores musculares y articulares. Descubre cómo hacerlo y usarlo.
Comparte el post

El alcohol de marihuana sigue siendo a día de hoy ampliamente usado como un remedio eficaz contra todo tipo de dolores musculares y articulares. Incluso en muchos países donde existe la prohibición, son muchas las personas que cultivan sus propias plantas para hacer este tipo de preparado con propiedades tan reconocidas. Cada cierto tiempo, podemos ver noticias que nos llaman mucho la atención.

No hace mucho, a un anciano de Galicia le impusieron una cuantiosa multa por tener en su huerto una pequeña planta. La iba a utilizar para hacer alcohol de marihuana, como todos los años hacía, y para tratar sus problemas de reuma. Lo justificó enseñando el poco alcohol que le quedaba de la temporada pasada, con los cogollos aún en el interior de la botella.

Según los estudios y miles de testimonios, el alcohol de marihuana es muy útil para tratar todo tipo de dolores articulares y musculares. Desde hace siglos se ha usado aplicando friegas en zonas doloridas. Desde reumas, a contracturas, fibromialgia, tendinitis… Los usos, siempre tópicos a modo de masaje o friega,

Ingredientes para hacer alcohol de marihuana

  • Medio litro de alcohol de 96°
  • 10 gramos de hojas o cogollos verdes
  • 5 gramos de cogollos secos y descarboxilados
  • Una botella de cristal con tapón, boca ancha y de 1,5-2 litros
  • Aceite de oliva, coco o almendras

Puede que te llame la atención la mezcla de marihuana verde o cruda, y la marihuana seca. Existe una gran diferencia, ya que la marihuana verde no es psicoactiva. Los cannabinoides que contienen se encuentran en estado ácido. Así nos podemos encontrar con THCA, CBDA… que una vez la marihuana tenga un buen curado o se descarboxila, se transforman en THC, CBD…

El THCA además de no tener psicoactividad, tiene importantes propiedades antiinflamatorias, similares a las del CBD. A no ser que se use una variedad rica en CBD, es muy interesante beneficiarse de el THCA. Por su parte, el THC tiene la particularidad de ser efectivo contra el dolor, entre otras muchas propiedades terapéuticas.

Botes con alcohol de marihuana

Elaboración del alcohol de marihuana

Empezamos lavando bien la botella, hirviéndola para esterilizarla si fuese necesario. A continuación, metemos hojas y cogollos previamente cortados con una tijera en la botella. Después metemos los cogollos secos, también desmenuzados a mano o con un grinder. Conviene no compactar demasiado la hierba.

Después añadimos los 500 ml de alcohol y cerramos bien. A continuación agitamos bien la botella durante 1-2 minutos. Y buscamos un lugar oscuro y fresco donde deberá macerar durante unas 3-4 semanas. Todos los días se debe agitar 1 o dos veces.

 

Día a día, el alcohol irán diluyendo los cannabinoides que terminarán integrándose a éste. Pasadas estas 3-4 semanas, colaremos el alcohol con un paño fino o filtro de café, para eliminar la materia vegetal y conservar únicamente un alcohol de marihuana con THC, THCA, CBD, CBDA, CBN, y todos los demás cannabinoides beneficiosos.

Para terminar, añadimos un poco de aceite de oliva, de coco, de almendras… Hay que tener en cuenta que el alcohol común tiene un efecto deshidratador de la piel. El aceite en este caso ayuda a suavizarlo y a su vez favorece una buena hidratación cutánea.

En condiciones de oscuridad y temperaturas frescas, este alcohol puede durar varios meses sin perder sus propiedades. La botella, cuantas menos veces se destape, mejor. Así que es una buena idea ir rellenando con ella algún bote más pequeño para su uso diario.


¿Qué hace el alcohol de marihuana?

El alcohol de marihuana es una solución alcohólica que se utiliza para extraer los cannabinoides y terpenos de la marihuana. La marihuana se sumerge en alcohol etílico, que se usa para extraer los compuestos activos de la planta. Luego, el alcohol se evapora, dejando atrás los cannabinoides y terpenos en una forma concentrada. Esta solución concentrada se puede usar para hacer aceite de cannabis, vaporizadores, edibles, y otros productos. También es comúnmente utilizado para hacer friegas, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y relajantes, aliviando así molestias articulares y dolores musculares, como artritis y reuma.

Dolor y alcohol de marihuana

¿Qué alcohol se utiliza para la marihuana?

El alcohol etílico, también conocido como alcohol de grado alimenticio o alcohol de mesa, es el tipo de alcohol comúnmente empleado para extraer los cannabinoides y terpenos de la marihuana. El alcohol etílico es un solvente eficaz para extraer los compuestos activos de la marihuana debido a su capacidad para disolver los cannabinoides y terpenos, mientras que al mismo tiempo no disolviendo otras impurezas de la planta. Sin embargo, se debe tener en cuenta que el alcohol etílico debe ser debidamente manejado y manipulado con precaución, ya que es inflamable.

¿Cuánto cuesta el alcohol de marihuana?

El costo del alcohol de marihuana puede variar dependiendo de varios factores, como el lugar donde se compra y la calidad del alcohol empleado. El precio también puede variar dependiendo de la cantidad que se compra. En general, el alcohol etílico de grado alimenticio se encuentra disponible en una variedad de precios, siendo posible conseguirlo en un rango que va desde unos pocos dólares por una pequeña botella hasta varios cientos de dólares por un recipiente de gran tamaño. Sin embargo, es importante mencionar que el precio del alcohol de marihuana no es un indicador de su calidad o pureza, siempre es recomendable comprarlo en sitios confiables y conocer la procedencia del mismo. En España lamentablemente este producto no está o no suele estar a la venta en tiendas, a diferencia de Estados Unidos, donde se puede encontrar en los dispensarios de marihuana.

Derek

Derek

Comencé a cultivar en la era pre-internet, hace ya casi 30 años. Y desde entonces he ido adquiriendo experiencia tanto en interior como en exterior, logrando grandes éxitos, pero también cometiendo algunos fallos que siempre han servido y continúan sirviendo para mejorar. En el cultivo no me conformo con ver que las cosas suceden, sino que trato de saber por qué suceden y qué puedo hacer para mejorarlas.